Autoconsumo eléctrico: una opción posible e imparable

Energías Renovables

26 de Enero del 2015

La ciudadanía, con crecientes dificultades para afrontar las altas facturas energéticas, cada vez es más consciente de que el futuro energético pasa por la transición hacia estas energías renovables en sus manos.

Un artículo de Alberto Bezunartea.


 


El modelo energético actual está controlado por unas pocas empresas privadas dueñas de grandes instalaciones. Éstas, generan la energía mayoritariamente con la quema de energías no renovables (uranio, petróleo, carbón y gas, principalmente), empleando para ello recursos importados, costosos de extraer, cada vez más caros y escasos, obteniendo como resultado una energía sucia y contaminante, de manera centralizada e ineficiente, con elevados impactos ambientales, irreparables en determinados casos, como sucede con los accidentes nucleares.


En contraposición, el “autoconsumo energético”es un modelo auto gestionado y en manos de la ciudadanía, basado en instalaciones de autoconsumo propias situadas en casas o empresas,que utilizan recursos naturales renovables y autóctonos (sol y viento, principalmente), gratuitos e ilimitados, para auto-producir y auto-consumir energía limpia y barata, de forma distribuida y eficiente, con escasos impactos ambientales.La ciudadanía, con crecientes dificultades para afrontar las altas facturas energéticas, cada vez es más consciente de que el futuro energético pasa por la transición hacia estas energías renovables en sus manos.


El oligopolio energético, temeroso del empoderamiento de la ciudadanía, ha puesto en marcha toda su maquinaria propagandista y legislativa, con la servil colaboración de los políticos giratorios de turno, ambiciosos y deseosos de ocupar los sillones de sus consejos de administración, para difamar e impedir el desarrollo de las energías renovables en general y del autoconsumo en particular. Insisten en perpetuar el falso mito de la carestía de estas energías para defender sus negocios contaminantes e insostenibles y justificar el uso de nuevas técnicas de extracción no convencional de combustibles fósiles como el Fracking, de enorme coste medioambiental, social y para la salud humana.


No en vano, un desarrollo masivo de las energías renovables y del autoconsumo supondría un torpedo directo a sus cuentas de resultados. La cuestión es sencilla: se antepone el interés particular al interés general.


Los beneficios asociados al autoconsumo son múltiples, ya que supone una mayor independencia energética, mejorando la balanza de pagos. Es sinónimo de eficiencia energética, generando un ahorro importante en la ciudadanía y en las empresas. Es motor de crecimiento y empleo en las empresas al mejorar su competitividad gracias a la reducción de sus costes energéticos y al suponer un yacimiento de empleo verde cualificado, estable y distribuido (para el año 2020 más de 3 millones de empleos a nivel europeo y 200.000 en todo el estado español). Promueve el uso eficiente de los recursos,ya que evita la construcción de nuevas redes de transporte y distribución, de elevada ineficiencia, escasa aceptación social y notable impacto ambiental, al acercar los puntos de generación a los de consumo, minimizando las pérdidas en la red. Es una excelente herramienta de lucha contra el calentamiento global del planeta y, además es motor para la transición hacia un nuevo modelo económico, ecológico y social, pues permite descentralizar y democratizar el mercado, abaratando el precio de la energía y permitiendo un acceso asequible a este bien básico.


En la práctica,la actual deriva legislativa, restrictiva y discriminatoria, limita el autoconsumo y trata de hacer inviable esta opción, suponiendo, por tanto, un ataque a nuestra libertad individual y económica.


No existe ningún tipo de obligación en el caso del autoconsumo aislado, es decir, cuando a nuestras casas o naves no llegan cables de las compañías eléctricas ni existe contador alguno y toda la energía la obtenemos con nuestra propia instalación de autoconsumo, almacenando los excedentes en baterías para su posterior uso en momentos de baja o nula producción.


En cambio, tanto en el autoconsumo instantáneo (la energía que producimos la consumimos en el mismo instante de generación, sin baterías) como en el autoconsumo con balance neto, las exigencias legislativas son notables y perjudiciales. En este último caso es la propia red la que realiza la función de batería. Así, cuando producimos más energía que la que necesitamos volcamos los excedentes a la red, obteniendo de ésta la energía necesaria cuando nuestra instalación no esté produciendo o lo haga por debajo de nuestras necesidades. Se dispone de un doble contador que mide la energía inyectada a la red, por un lado, y energía demandada de la misma, por otro. El saldo entre energía vertida y tomada de la red será el que compute a efectos bien de cobro o de pago. Sin embargo, habría que seguir pagando un “coste de contabilidad” a la empresa comercializadora y un “gasto de peaje” a la distribuidora por el uso de la red.


Tras la entrada en vigor del Real Decreto Ley 9/2013, de 13 de Julio, y la Ley 24/2013, de 26 de Diciembre, las empresas y familias que optan por el autoconsumo eléctrico han visto reducidas las ayudas, incluso con efecto retroactivo, lo que dificulta sobremanera la amortización de estas instalaciones. No se establece ninguna compensación económica por verter a la red la energía sobrante, ni tampoco  contempla la opción del balance neto.


Los trámites a realizar para poder dar de alta este tipo de instalaciones domésticas no se simplifican, siendo de gran complejidad para la ciudadanía. Igualmente, se obliga a los auto-consumidores a inscribirse en un registro oficial, estableciendo sanciones millonarias y desproporcionadas para todos aquellos que no lo hagan.


También está prevista la aprobación en breve de un nuevo Real Decreto que supone una persecución en toda regla hacia aquellas que opten por un modelo de autoabastecimiento, imponiendo una tasa absurda e injusta, denominada “peaje de respaldo”, que todo auto-consumidor estará obligado a pagar por la energía que él mismo produce y consume instantáneamente sin vertido a la red y dentro de su ámbito privado,con el agravante de que toda esta legislación ignora, asimismo, las directrices existentes a nivel europeo en materia medioambiental.


Esta situación regulatoria, iniciada por el PSOE y culminada por el PP, es el resultado de una ceguera e irresponsabilidad mayúscula de ambos partidos, así como de una actitud interesada mezclada con una buena dosis de codicia y persigue un único y claro objetivo: entorpecer el desarrollo de la autogestión energética de la ciudadanía en favor de los grandes oligopolios dueños del sector. A pesar de las evidentes ventajas, en el estado español se legisla en contra de las energías renovables en general y del autoconsumo en particular, no apostando por la propia soberanía energética y la de la población y dando la espalda ala inevitable transición hacia un nuevo modelo energético que palíe la crisis ecológica creciente que padecemos.


El sector de las energías renovables, paralizado tras las últimas medidas legislativas aprobadas por el PP, podría repuntar si se potenciara el autoconsumo eléctrico con balance neto y se apostase de verdad por el aprovechamiento de la energía generada en nuestros negocios y hogares. Esta modalidad de balance neto ya está regulada en numerosos países: Estados Unidos (en más de cuarenta estados), Canadá, Australia, Brasil, Japón, Alemania, Italia, Bélgica o Dinamarca. Son las regiones del sur de Europa las que cuentan con las mejores condiciones climáticas para la captación de energías renovables, llegando a recibir una radiación solar entre un 50% y un 100% superior a países del Norte de Europa, en los que sí se aprovecha ya de manera intensiva e inteligente sus recursos naturales inagotables.


Es cuestión de voluntad política identificar los recursos renovables autóctonos más interesantes de cada lugar, poner en marcha la legislación adecuada que aporte seguridad a las inversiones y establecer las ayudas pertinentes para el impulso de este sector estratégico.


Animo a la ciudadanía a sumarse a las diferentes plataformas que trabajamos por un nuevo modelo energético, de las que numerosas asociaciones y personas formamos parte de ellas, desde las cuales exigimos el desarrollo del autoconsumo y la eliminación de cualquier barrera que frene la expansión de esta opción tecnológica beneficiosa para la ciudadanía, las empresas, el conjunto de la sociedad y el planeta.





<< El problema no es solo que las eléctricas cobraran de más, es que lo siguen haciendo Unión Energética: cómo cambiar todo para que no cambie nada >>

Comentarios

El problema no es solo que las eléctricas cobraran de más, es que lo siguen haciendo

Recientemente, desde estas páginas de Seguimos Informando, podías tener acceso al contenido íntegro de la última nota de prensa de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético sobre los detalles del que sería, hasta la fecha, el mayor escándalo por corrupción de la historia de España: la prescripción, que está investigando la Fiscalía Anticorrupción tras una denuncia de la propia Plataforma, de la obligación de las eléctricas de devolver nada menos que 3.400 millones de euros que habrían cobrado de más en concepto de Costes de Transición a la Competencia (CTCs).

Unión Energética: cómo cambiar todo para que no cambie nada

La Unión Energética ha sido una de las grandes propuestas de Juncker desde que salió elegido presidente de la Comisión Europea. Le ha dado tanta importancia que ha llegado incluso a dedicarle una de las vicepresidencias que ha creado. Por esto el sector energético europeo esperaba con ansia las primeras propuestas de este plan. Y por fin, tenemos un primer borrador filtrado, que marca las líneas maestras de lo que va a ser su propuesta.

Los autores

Aitor Urresti

Aitor Urresti

Ingeniero industrial especializado en energías renovables, trabaja como profesor en la Universidad del País Vasco e investiga el almacenamiento de calor mediante materiales de cambio de fase para la integración de la energía solar en la edificación y la industria.

Alberto Bezunartea

Alberto Bezunartea

Ingeniero Agrónomo, Máster en Medioambiente y Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales.

Jorge Morales de Labra

Jorge Morales de Labra

Ingeniero Industrial, emprendedor. Sector Eléctrico.