La importancia del cambio de modelo energético sobre el empleo

Energías Renovables

30 de Abril del 2015

Con un 30% de penetración de las Energías Renovables para el año 2020 se podrían crear 200mil puestos de trabajo directos, estables, de calidad y locales.

La crisis multidimensional que estamos viviendo (económica, sí, pero también ambiental, energética, política y social)  ha puesto en tela de juicio nuestro actual sistema socioeconómico. La energía, bien básico de nuestra sociedad, es un elemento clave de nuestro modelo de producción y consumo. Si conseguimos pasar de nuestro actual sistema energético basado en los combustibles fósiles y el control por parte del oligopolio energético, a otro basado en el ahorro y la eficiencia energética, con energías renovables en manos de la ciudadanía nos permitirá actuar sobre las diferentes caras de la crisis:




  • La económica, porque disminuir nuestra dependencia de los combustibles fósiles a la energías renovables, que son autóctonas, nos permitirá reducir lo que pagamos por el petróleo o el gas (actualmente 40,000 millones de euros, el 4% del PIB)   





  • La ambiental, porque la energía es el sector que más gases de efecto invernadero genera a nivel mundial, relacionados sobretodo con la quema de carbón, petróleo y gas natural.





  • La energética, porque nos acercamos al fin de las reservas de los combustibles fósiles y nucleares, de los que depende más del 80% de la energía que consumimos.





  • La social y la política, porque el actual sistema energético, basado en el control de los recursos en manos del oligopolio energético, limita la soberanía de las personas respecto a la energía y crea situaciones de exclusión (pobreza energética). Un modelo distribuido, convierte a las personas al mismo tiempo en consumidoras y productoras de energía, lo que supone la democratización de la energía y el fin de las puertas giratorias



Coincidiendo con el 1 de Mayo, día internacional del trabajo, nos queremos centrar en la importancia que puede tener un cambio de modelo energético sobre el empleo. Las energías renovables generan mayor cantidad de empleos por unidad de energía. Si además se opta por un modelo distribuido, basado en muchas pequeñas instalaciones en los mismo puntos de consumo, el efecto multiplicador es aún mayor.


Si comparamos el número de puestos de trabajo generados por cada tecnología para generar la misma potencia, vemos que la nuclear no llega a 2 personas por MW. Por contraposición, la fotovoltaica distribuida puede generar hasta 10 veces más puestos de trabajo que la nuclear para las instalaciones distribuidas, suponiendo 20 personas por MW. La eólica distribuida generaría en torno a 4 puestos de trabajo por unidad de potencia. Estos datos se refieren a empleos permanentes dedicados a la operación y mantenimiento de las instalaciones. Habría que habría que añadir empleos indirectos y los puestos de trabajo que se crearían durante la instalación de los nuevos sistemas de generación.


Un estudio del ISTAS calcula que con una penetración de renovables del 30% para 2020, se podrían crear más de 200,000 puestos de trabajo directos en las propias instalaciones. Esto supone un 150% más que los puestos de trabajo actuales del sector renovables. Hay que recordar que el empleo generado por las renovables es un empleo estable, de calidad, que se genera de manera local, en el propio lugar de consumo, por lo que no puede ser deslocalizado.


Evidentemente, el desarrollo de energías renovables va a suponer el cierre de las actuales instalaciones basadas en combustibles fósiles. Sin embargo, y puesto que requieren más puestos de trabajo para generar la misma cantidad de energía, el saldo neto será positivo. En este sentido, nos parece imprescindible establecer los mecanismos que prevean una transición justa, que permita a las personas reciclarse para pasar a trabajar en los nuevos sistemas de energías renovables.


Ante estas perspectivas de generación de empleo, y los beneficios económicos, ambientales y sociales que supondría el cambio de modelo energético, no podemos dejar de preguntarnos a qué están esperando los poderes públicos para dar respuesta al desempleo que nos azota como sociedad.


--------------------------------------------------


Rosa Martínez, coportavoz de EQUO


Aitor Urresti, Ejecutiva Federal de EQUO







<< Nada como tomarte un café para entender el mercado eléctrico español Biocarbón: el abono verde que combate el cambio climático >>

Comentarios

Unión Energética: cómo cambiar todo para que no cambie nada

La Unión Energética ha sido una de las grandes propuestas de Juncker desde que salió elegido presidente de la Comisión Europea. Le ha dado tanta importancia que ha llegado incluso a dedicarle una de las vicepresidencias que ha creado. Por esto el sector energético europeo esperaba con ansia las primeras propuestas de este plan. Y por fin, tenemos un primer borrador filtrado, que marca las líneas maestras de lo que va a ser su propuesta.

Los autores

Aitor Urresti

Aitor Urresti

Ingeniero industrial especializado en energías renovables, trabaja como profesor en la Universidad del País Vasco e investiga el almacenamiento de calor mediante materiales de cambio de fase para la integración de la energía solar en la edificación y la industria.

Alberto Bezunartea

Alberto Bezunartea

Ingeniero Agrónomo, Máster en Medioambiente y Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales.

Jorge Morales de Labra

Jorge Morales de Labra

Ingeniero Industrial, emprendedor. Sector Eléctrico.